La Vía de la Unión - Vladimir Lossky

La Vía de la Unión

By Vladimir Lossky

  • Release Date: 2012-12-11
  • Genre: Religión y espiritualidad
  • Size: 11.43 MB

Alternative Downloads

Server Link Speed
Mirror [#1] La Vía de la Unión.pdf 34,647 KB/Sec
Mirror [#2] La Vía de la Unión.pdf 23,964 KB/Sec
Mirror [#3] La Vía de la Unión.pdf 49,375 KB/Sec

Description

La deificación, la de las criaturas, se realizará en su plenitud en el siglo futuro, después de la resurrección de los muertos. Sin embargo, desde aquí abajo, es preciso que esa unión deificante se efectúe cada vez más, cambiando la naturaleza corruptible y corrupta y adaptándola a la vida eterna. Si bien Dios nos ha dado en la Iglesia todas las condiciones objetivas, todos los medios para alcanzar ese fin, es necesario que produzcamos, por nuestra parte, las condiciones subjetivas necesarias, pues la unión se realiza en la synergeia, en una cooperación del hombre con Dios. Este lado subjetivo de la unión con Dios constituye la vía de la unión que es la vida cristiana.
San Serafín de Sarov, a principios del siglo pasado, quiso definir, durante una conversación, el fin de la vida cristiana. Esta definición que, a primera vista, puede parecer demasiado simple, resume toda la tradición espiritual de la Iglesia ortodoxa. “La oración, el ayuno, las vigilias y otras prácticas cristianas cualesquiera —dice—, aunque muy buenas en sí mismas, no representan en modo alguno, por sí solas, el fin de la vida cristiana: no son más que medios indispensables para alcanzar ese fin. Porque el verdadero fin de la vida cristiana es la adquisición del Espíritu Santo. En cuanto a los ayunos, vigilias, oraciones, limosnas y otras buenas obras hechas en nombre de Cristo, son los medios para adquirir el Espíritu Santo. Fijaos bien en esto: sólo las buenas obras hechas en nombre de Cristo nos traen los frutos del Espíritu Santo. Otras acciones, si no están hechas en nombre de Cristo, aun siendo buenas, no podrán, a pesar de todo, proporcionarnos la recompensa en la vida del siglo venidero ni darnos la gracia de Dios en la vida presente. Por eso el Señor Jesucristo dijo: El que no recoge conmigo, desparrama (Mt 12,30)”. En otras palabras, el bien autónomo no debe existir para un cristiano: una obra es buena en la medida en que sirve para la unión con Dios y nos apropia la gracia. Las virtudes no son el fin, sino el medio o, más bien, los síntomas, las manifestaciones exteriores de la vida cristiana, siendo el único fin la adquisición de la gracia.

keyboard_arrow_up